Pulpito de sueños

¿Crees en la fe y quieres una obra que represente tus creencias?

Púlpito de sueños es el montaje ideal, ya que trata de las vidas entrelazadas de los miembros de una pequeña comunidad eclesiástica, quienes a medida que comparten sus esperanzas y luchas dentro de los límites de su iglesia, descubren que el verdadero milagro es la comunidad que han construido juntos.

Con una simpleza que enamora, la obra habla de los desafíos que enfrentan sus personajes, quienes van a comprender la importancia de la solidaridad y el apoyo mutuo.

Es que todas las personas tenemos distintas maneras de pensar, con nuestras propias dudas y verdades. Por eso, la obra se centra en demostrar que la fe compartida es capaz de transformar el mundo.

🎬 Escenografía

El escenario representa el interior de una iglesia antigua, con bancos de madera desgastados que miran hacia un altar sencillo pero elegante. A un lado, hay una pequeña área de música con un piano antiguo y varios instrumentos.

Grandes ventanales al fondo dejan entrar la luz natural, creando un ambiente sereno. La decoración es minimalista, con crucifijos y velas esparcidas por el lugar, reflejando la sencillez y la fe de la comunidad.

🧑 Personajes

  1. Padre Miguel – El sacerdote de la iglesia, en sus cincuentas, con una voz suave pero firme. Lleva años al frente de la congregación, enfrentando el desgaste emocional de guiar a su rebaño a través de los buenos y malos momentos.
  2. Hermana Ana – Una monja de unos cuarenta años, dedicada pero experimentando una crisis de fe. Su compromiso se pone a prueba mientras lucha por encontrar el significado más allá de las paredes de la iglesia.
  3. Luis – Un joven músico de veinte años que lucha por encontrar su propósito en la vida. Es talentoso pero inseguro de su camino, usando su música como una forma de comunicarse y conectar con los demás.
  4. María – Madre soltera de treinta años, encuentra en la iglesia un hogar y una familia extendida. Su resiliencia y amor incondicional por su hijo inspiran a otros miembros de la comunidad.
  5. Don Carlos – El anciano de setenta años de la comunidad, sabio y sereno, actúa como mentor y figura paternal. Su vida está llena de historias y lecciones que comparte con quien lo necesite.
  6. Lucía – Voluntaria de veinticinco años, entusiasta y siempre positiva. Su energía y optimismo son contagiosos, haciendo de ella una fuerza motriz en la organización de eventos comunitarios.
  7. Tomás – Un escéptico de cincuenta años, asiste regularmente a la iglesia más por costumbre que por fe. A pesar de sus dudas, encuentra en la comunidad un lugar de debate y reflexión.

🎭 Reflejos de la fe: la comunidad unida 

🌟 Acto I: El encuentro de desconocidos

Escena 1: Amanecer de fe

  • Padre Miguel: (sonríe con calidez) Buenos días a todos, qué alegría ver caras tan familiares y algunas nuevas también.
  • Lucía: (con entusiasmo) ¡Buenos días, Padre! Hoy me siento especialmente inspirada. Tenemos muchas ideas para la próxima actividad comunitaria.
  • María: (mirando a su alrededor, contenta) Es maravilloso ver cómo la iglesia se llena de energía y esperanza.
  • Don Carlos: (asintiendo) Cada mañana aquí es un nuevo comienzo, aunque los años pesen, el espíritu permanece joven.

Escena 2: Voces en armonía

  • Luis: (ajusta su guitarra, nervioso) Espero que esta nueva canción que he compuesto les hable tanto como a mí.
  • Hermana Ana: (con voz suave) La música tiene el poder de revelar lo que las palabras a veces ocultan, Luis.
  • Tomás: (escéptico) Veamos si la música puede hacer lo que las palabras no han logrado.
  • Lucía: (animada) ¡Vamos Luis, muéstranos lo que el corazón te ha dictado!

🕊 Acto II: Las dudas

Escena 1: Sombra de incertidumbre

  • Hermana Ana: (murmura, conflicto interno) Me pregunto, ¿estoy realmente haciendo lo correcto con mi vida?
  • Padre Miguel: (con voz reconfortante) Ana, la duda es parte del viaje de la fe. No estás sola en esto.
  • María: (empática) A veces, la certeza solo llega después de atravesar las dudas.
  • Don Carlos: (sabio) Y a veces, las respuestas que buscamos están en las preguntas mismas que formulamos.

Escena 2: La confesión

  • Tomás: (frustrado) No sé por qué sigo viniendo aquí, no encuentro respuestas.
  • Lucía: (gentil) Tal vez no se trata de encontrar respuestas, sino de encontrar comunidad.
  • Padre Miguel: (serio) Tomás, a veces la fe es simplemente decidir seguir adelante, incluso cuando las respuestas no son claras.
  • Hermana Ana: (reflexiva) Y en esa decisión, encontramos nuestra verdadera fuerza.

📖 Acto III: La revelación

Escena 1: Verdades desveladas

  • Luis: (sorprendido) Nunca pensé que mis canciones podrían significar tanto para otros.
  • Lucía: (entusiasmada) ¡Tu música nos toca el corazón, Luis! Es una verdadera revelación para la comunidad.
  • Padre Miguel: (apreciativo) Es un don especial el poder compartir emociones a través de la música. Estás bendecido, Luis.
  • Tomás: (contemplativo) Quizás haya algo más en todo esto después de todo.

Escena 2: Espejos del alma

  • María: (abre su corazón) Esta iglesia es más que un refugio para mi hijo y para mí; es donde hemos encontrado nuestra familia.
  • Hermana Ana: (movida) Tus palabras reflejan lo que muchos de nosotros sentimos, María.
  • Don Carlos: (con voz pausada) Y cada uno de nosotros es un espejo para los demás, mostrando lo que a veces no podemos ver por nosotros mismos.
  • Lucía: (sonriente) Estamos juntos en esto, reflejando lo mejor el uno del otro.

🤲 Acto IV: El desafío

Escena 1: Pruebas de fe

  • Padre Miguel: (preocupado) Nos enfrentamos a nuevos desafíos, la iglesia necesita reparaciones urgentes, pero los fondos son escasos.
  • Don Carlos: (resuelto) Como comunidad, hemos enfrentado desafíos antes. Podemos hacerlo de nuevo.
  • Luis: (decidido) Podríamos organizar un concierto benéfico. Mi música podría ayudar.
  • Hermana Ana: (inspirada) Y yo puedo ayudar a organizar la venta de comidas. Juntos somos más fuertes.

Escena 2: Unidos en la adversidad

  • Lucía: (dinámica) ¡Este evento será un símbolo de nuestra unidad y fortaleza!
  • María: (agradecida) Cada evento que organizamos nos une más, como una gran familia.
  • Tomás: (admitiendo) Debo decir, esta iglesia realmente sabe cómo unirse cuando es necesario.
  • Padre Miguel: (emocionado) Esto es lo que nos hace una comunidad, no solo un grupo de personas que se reúnen los domingos.

🌟 Acto V: Crecimiento

Escena 1: Nuevas raíces

  • Lucía: (exultante) El concierto fue un éxito rotundo. Hemos recaudado más de lo esperado!
  • Luis: (orgulloso) Es increíble ver cómo mi música puede marcar una diferencia.
  • María: (emocionada) Y las comidas que vendimos, todos trabajaron juntos como nunca antes.
  • Hermana Ana: (renovada) Siento una nueva energía en mi fe, gracias a todos ustedes.

Escena 2: Semillas de futuro

  • Don Carlos: (reflexivo) Cada semilla que plantamos hoy, sea de fe, amor o comunidad, crecerá en algo hermoso.
  • Padre Miguel: (inspirador) Sigamos plantando, no solo para nosotros, sino para las futuras generaciones.
  • Tomás: (pensativo) Quizás haya algo en todo esto de la fe después de todo.
  • Lucía: (alegre) ¡Y que sigamos creciendo juntos, como familia!

🌄 Acto VI: La despedida y la promesa de reecontrarse

Escena 1: Reflejos de un final

  • Padre Miguel: (nostálgico) Miro hacia atrás y veo cuánto hemos crecido y aprendido juntos.
  • María: (con lágrimas) No es un adiós, sino un hasta luego. Seguiremos siendo una comunidad, pase lo que pase.
  • Luis: (emotivo) Cada nota que he tocado aquí resuena con lo que he vivido con todos ustedes.
  • Hermana Ana: (agradecida) Cada uno de ustedes ha sido una bendición en

En las pequeñas cosas de la vida, es que encontramos los momentos más maravillosos y aquellos que nos llenan de alegría y paz.

La obra Púlpito de sueños, no es más que un llamado a desafiar la creencia de que solos podemos enfrentarnos a lo que sea, ya que siempre hará falta esa mano amiga que nos ayude a levantar en los momentos difíciles. 

También nos muestra que, aunque cada persona puede enfrentar sus propias luchas internas y dudas, es en la comunidad donde encontramos el espejo de nuestras mejores cualidades y la motivación para superar cualquier obstáculo.

Todos tenemos muchas habilidades que pueden beneficiar a los demás. El verdadero reto está en reconocer que eres bueno/a para algo y que tienes que aprovechar tu verdadero potencial, unido a un salto de fe.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Por Mary Dulcinia

Mary Dulcinia es una distinguida redactora SEO y académica venezolana, con un magíster en Educación. Su carrera abarca la excelencia en la creación de contenido optimizado para buscadores, la innovación en prácticas educativas, y un compromiso con la vocería en foros educativos. Reconocida por fusionar hábilmente la tecnología digital y la educación, Dulcinia inspira tanto en el aula como en el ámbito digital, promoviendo el acceso a la educación de calidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *