El buen samaritano

Como nos encantan las obras de teatro, en esta oportunidad te dejamos con El buen samaritano, una dramatización llena de importantes aprendizajes a través de la fuerza del amor, la compasión y la solidaridad.

Esta es una obra conmovedora que analiza las profundas conexiones humanas y la capacidad de empatía (ponerte en el lugar de los demás) en situaciones difíciles.

Se trata de una historia sigue a varios personajes quienes, a través de sus interacciones diarias, descubren la importancia y el impacto de la solidaridad y la compasión en la vida de los demás.

¿Y a ti qué te gusta más: ser egoísta o una persona buena que ayuda a todos los que puede? 

🎬 Escenografía

El escenario se divide en varias zonas que representan diferentes partes de la ciudad: un banco de parque, una parada de autobús, una esquina de la calle con una luz de tráfico, y la entrada de un hospital.

Estas áreas están interconectadas por caminos que simbolizan los cruces de caminos en la vida de los personajes, donde sus historias y decisiones se entrelazan.

🧑 Personajes

  1. Mateo – Un ejecutivo joven que se encuentra constantemente ocupado y estresado.
  2. Elena – Una enfermera que trabaja en un hospital local y tiene un corazón de oro.
  3. Lucas – Un indigente que ha sido olvidado por la sociedad pero posee una sabiduría profunda.
  4. Sara – Una estudiante universitaria que está realizando un proyecto sobre la bondad en su comunidad.
  5. Daniel – Un taxista que a menudo es testigo de las realidades crudas de la ciudad.
  6. Isabel – Una anciana que vive sola y a menudo necesita ayuda para sus actividades diarias.
  7. El Pastor Jiménez – El líder de una iglesia local que intenta unir a la comunidad.

🎭 Actos de bondad en la ciudad de luces

🌆 Acto I: Cruce de caminos

Escena 1: Encuentros inesperados

  • Mateo: (apresurado, hablando por teléfono) Sí, sí, lo enviaré en cuanto llegue a la oficina. (cuelga, frustrado) No hay suficientes horas en el día… (se tropieza con su propia maleta, respira hondo) Necesito un respiro.
  • Elena: (amable, acercándose con una sonrisa) Parece que estás teniendo un día difícil. ¿Te puedo ofrecer un café? A veces una pequeña pausa puede hacer una gran diferencia.
  • Mateo: (sorprendido, luego agradecido) Eso sería genial, gracias. No recuerdo la última vez que alguien se detuvo para ofrecer ayuda.
  • Elena: (entregando un café) Aquí tienes. A veces, todo lo que necesitamos es un momento para respirar y alguien que nos escuche.

Escena 2: Un gesto de bondad

  • Lucas: (mientras recoge latas, murmurando para sí mismo) La gente pasa, mira y sigue sin ver… pero cada lata es un tesoro en este mundo de desechos.
  • Sara: (se acerca curiosa) Hola, estoy haciendo un proyecto sobre la bondad… ¿Puedo preguntarte algo?
  • Lucas: (cauteloso, pero abierto) Claro, pregunta. No todos los días alguien quiere escuchar a un viejo como yo.
  • Sara: (sentándose junto a él) Me gustaría saber qué significa para ti la bondad, especialmente aquí, en las calles.

🌻 Acto II: Descubrimientos

Escena 1: Más que solo palabras

  • Elena: (explicando mientras se sientan en una cafetería) Trabajo en el hospital allí. Veo mucha gente pasando por momentos difíciles, y a veces, un simple gesto de bondad puede iluminar sus días oscuros.
  • Mateo: (reflexivo) Siempre estoy tan centrado en mis propios problemas… nunca me detengo a pensar en los demás de esa manera.
  • Elena: (sonriendo) No estás solo en eso. A veces, nos atrapa la vida. Pero siempre hay una oportunidad para cambiar eso.

Escena 2: La lección de Lucas

  • Sara: (anotando) Así que, ¿dirías que la bondad es algo que todos pueden practicar?
  • Lucas: (con sabiduría) La bondad no cuesta nada, pero vale mucho. Y a menudo, aquellos que tienen menos son los que dan más.
  • Sara: (inspirada) Eso es realmente poderoso. ¿Puedes darme un ejemplo de un acto de bondad que realmente te haya impactado?
  • Lucas: (recordando) Una vez, una señora me trajo comida caliente. No solo me dio la comida, sino que se sentó conmigo y compartimos una comida como viejos amigos. Eso cambió mi día… y mi vida.

🚕 Acto III: Caminos entrelazados

Escena 1: Un viaje inesperado

  • Daniel: (conduciendo, inicia conversación) Esta ciudad, con todas sus luces y sombras, muestra lo mejor y lo peor de nosotros. Pero siempre elijo ver lo mejor.
  • Isabel: (desde el asiento trasero) Es cierto. Pero todavía hay gente que hace parar su mundo para ayudar a otros. Como tú, que me ayudas a llegar a casa segura.
  • Daniel: (sonriendo) Es parte de mi día. Ayudar a alguien a sentirse un poco más seguro es lo menos que puedo hacer.

Escena 2: En el parque

  • Pastor Jiménez: (dirigiendo un grupo de voluntarios) La comunidad se construye sobre actos de bondad. Cada uno de nosotros tiene el poder de hacer un cambio.
  • Elena y Mateo: (trabajando juntos en una actividad comunitaria, plantando flores) Parece que ambos necesitábamos un recordatorio de lo que realmente importa.
  • Mateo: (mirando a su alrededor) Nunca pensé que algo tan simple como plantar flores podría ser tan gratificante.

🌌 Acto IV: Profundizando raíces

Escena 1: Reflexiones al anochecer

  • Lucas y Sara: (sentados en el banco del parque, bajo la luz de una farola) Es increíble cómo una simple pregunta puede abrir tantas puertas.
  • Sara: (emocionada) Tu historia me ha inspirado. Quiero incluir nuestras conversaciones en mi presentación final. Es más que un proyecto ahora; es una misión.
  • Lucas: (con una sonrisa) Me alegro de que mi vida pueda enseñar algo bueno a alguien más.

Escena 2: Conexiones que curan

  • Mateo: (reuniéndose con Elena después del trabajo, en el mismo café) He estado pensando mucho sobre lo que dijiste el otro día. Quiero empezar a hacer más por los demás.
  • Elena: (sonriendo) Ese es el espíritu. La bondad crea más bondad. Es un ciclo hermoso. Cuando das, no solo ayudas a otros, también te curas a ti mismo.
  • Mateo: (asintiendo) Es una perspectiva que nunca consideré. Pero lo estoy viendo ahora, gracias a ti.

🕊 Acto V: La celebración por las cosas buenas

Escena 1: La exposición de Sara

  • Sara: (presentando su proyecto en la universidad, con imágenes y citas de sus encuentros) A través de estas historias, he visto cómo la bondad transforma vidas. Cada acto de bondad es una semilla que crece y se expande, influyendo en más personas de las que podemos imaginar.
  • Lucas: (entre el público, orgulloso) Sabía que tenías algo especial que mostrar al mundo. No solo eres una buena oyente, sino una gran narradora.

Sabemos que te gustó mucho El buen samaritano y, sobre todo, el aprendizaje que nos deja.

Básicamente, la obra nos enseña que la verdadera bondad surge de acciones diarias y a menudo desapercibidas. También, nos recuerda que cada acto de compasión, por pequeño que sea, tiene el poder de transformar vidas.

Al extender una mano, ofrecer una sonrisa o simplemente escuchar a quien nos necesite, podemos hacer una diferencia significativa en la comunidad y en el mundo.

A través de sus personajes y situaciones, la trama ilustra que la bondad no solo mejora la vida de quienes tenemos a nuestro alrededor, sino que también enriquece y da propósito a la vida de quienes la practican, creando un ciclo virtuoso de amor y apoyo mutuo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Por Mary Dulcinia

Mary Dulcinia es una distinguida redactora SEO y académica venezolana, con un magíster en Educación. Su carrera abarca la excelencia en la creación de contenido optimizado para buscadores, la innovación en prácticas educativas, y un compromiso con la vocería en foros educativos. Reconocida por fusionar hábilmente la tecnología digital y la educación, Dulcinia inspira tanto en el aula como en el ámbito digital, promoviendo el acceso a la educación de calidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *